CUIDANDO LOS TATUAJES

Se dice que el tatuaje es un verdadero arte en sí mismo. El lienzo es la piel de la persona que lo va a lucir. Diferentes formas, dibujos, colores, con significados diversos, letras, frases, símbolos de todo tipo,… pero un común denominador: son el resultado de perforar la piel para introducir tinta, traspasando la epidermis (la capa más externa) para alojarla en la dermis. Por eso el tema de hoy: “cuidando los tatuajes”.

Cuidando los tatuajes

¿Sabes realmente cómo se hace un tatuaje?

Se realiza inyectando tinta en la piel a través de una aguja cargada, perfora la piel (aproximadamente un milímetro de profundidad) y deja allí minúsculas gotas.

La aguja entra en la piel y, cada vez que penetra, suelta una de esas gotas de tinta.

Al colocar la tinta en la dermis, permanece allí sin deteriorarse, dispersarse o decolorarse, siendo el mejor lugar para plasmar el tatuaje. Si se hiciese a nivel más superficial, la permanencia del tatuaje no sería la misma.

¿Puedes tatuarse cualquier tipo de piel y en cualquier zona?

La piel que va a ser tatuada debe estar en perfecto estado de salud, completamente libre de cualquier herida, irritación, cicatriz,…

Hay diversos casos en los que no está aconsejado:

  • Algunas enfermedades son incompatibles con hacerse un tatuaje: no está recomendado para personas con psoriasis, dermatitis atópica, acné,… todo tipo de enfermedades de la piel que pueden empeorar al reaccionar con los pigmentos empleados y, además, el riesgo de infecciones es mayor.
  • Lunares y la zona próxima a ellas: no se debe tatuar la piel próxima a un lunar ni él mismo (incluso manchas) porque no podría evaluarse el cambio de forma y de color que podría producirse en él en caso de que pudiese llegar a malignizarse.
  • Tampoco debería tatuarse una cicatriz o una zona próxima a ella, sobre todo si no está cerrada de manera definitiva.
  • Estados de salud temporales como el embarazo, ya que hay riesgo de contraer infecciones y pueden afectar al bebé.

Cuidando los tatuajes: cuidados de la piel tatuada

El primer cuidado, preventivo además, es el profesional que va a tatuarte. Siempre debes acudir a un profesional experimentado, con garantía de que las tintas que utiliza son totalmente homologadas y que las condiciones higiénicas del local y los utensilios utilizados cumplen con todos los reglamentos sanitarios correspondientes.  Además debemos tener en cuenta la época del año en la que lo hacemos: el sol, la piscina, el mar y la playa no son los mejores amigos de los tatuajes. El riesgo de infecciones es mayor y hay que proteger esa piel “agredida” del sol. El protector solar es obligatorio en esa zona de por vida.

Una vez que está hecho, hay que cuidarlo para que esa zona no se infecte (el tatuaje es una herida abierta en definitiva) y el dibujo permanezca íntegro. Los pasos que hay que dar son los siguientes:

  • Higiene: el más importante, a mi parecer los primeros días. Tener una higiene adecuada es imprescindible para evitar infecciones, por lo menos dos veces al día. Sé que suelen recomendar un gel neutro en general, pero recordemos que el pH de la piel no es neutro, es ligeramente ácido. Para mí, es una muy buena opción este gel de Isdin, Germisdin.
Cuidando los tatuajes
GERMISDIN CORPORAL

Es un gel de higiene corporal con agentes que impiden la proliferación de microorganismos. Protección cutánea por su pH ácido fisiológico que asegura el efecto antiséptico y respeta el manto hidrolipídico. Su textura es extrasuave y fácil de enjuagar.

  • Cuidado tópico: uno de los productos más recomendados por los tatuadores es el famoso Bepanthol, una crema que va a protegerlo e hidratar la zona. Pero yo os voy a dar otra opción que me gusta mucho. Es Cicalfate emulsión post-acto de Avéne. La combinación de sulfato de cobre y sulfato de zinc reduce el riesgo de proliferación bacteriana. La podemos utilizar pero hay que tener cuidado con los tatuajes con muchos colores (con los negros y oscuros no hay problema) porque el cobre puede interaccionar con determinados colores. Cicatriza muy bien.
Cuidando los tatuajes
  • Hidratación: una crema muy hidratante puede ayudarnos a mantener la piel muy flexible. Para mí, una de las mejores es esta, el bálsamo corporal de Galénic. Alta hidratación y nutrición con aceite de Argán.

¿Un tatuaje es para siempre?

El láser es la técnica más utilizada para borrar un tatuaje. Conlleva varias sesiones. Es cierto que es más fácil quitar un tatuaje con pigmento oscuro. No es indoloro y la piel no recupera su aspecto inicial cien por cien. Por eso es una decisión importante que hay que pensar muy bien a la hora de hacerlo.

Espero que os haya gustado saber cómo podemos cuidar de la piel con tatuajes.

Un abrazo,

María

@farmatrendy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recibe la Newsletter!

Abrir chat
Hola, tienes alguna pregunta? Cuéntame y te contesto!
Powered by