Exfoliación de la piel, todo lo que debes saber

¡Hola a todos!

He estado pensando qué gesto relacionado con la rutina de belleza da más satisfacción en cuanto a resultados. En seguida lo he encontrado: la exfoliación de la piel. Esa suavidad que tiene la piel después de una exfoliación es de morirse, ¿no os parece? Después de leer este post, os exfoliaréis, ¡seguro!

La frecuencia con la que la hacemos depende del tipo de exfoliante que utilicemos y de nuestro tipo de piel. Las mixtas y grasas una o dos veces a la semana y las normales y secas, una a la semana o diez días. Pero siempre dependiendo del tipo de exfoliante utilizado.

Exfoliantes de la piel “caseros”, los reyes

Cuando me he puesto a escribir, he empezado a investigar sobre qué exfoliares faciales y corporales se venden más en el mercado, cuáles son los preferidos de las beautyfans, cuáles son los más utilizados,…

¿Exfoliación de la piel con bicarbonato?

Los exfoliantes caseros son tremendamente usados. La fiebre DIY llega hasta aquí. Mezclas de productos sin fin, que no siempre son tan inocuas como podíamos esperar de un inocente remedio casero. Yo desde el día que vi que unas chicas se fabricaban en casa una mascarilla para quitar los puntos negros con pegamento… creo que ya lo he visto todo.

Uno de los más demandados es uno hecho con bicarbonato (es el rey). Lo podemos mezclar con aceite de oliva, con leche, con miel,… de todo un poco parece ser. Y con agua se humedece, se exfolia la cara y el cuerpo y se aclara después.

El bicarbonato tiene un ph diferente al de la piel (alcalino frente al ligeramente ácido de ésta) y puede afectar esa barrera de protección que es la que forma nuestra piel, provocar irritaciones (la proporción que se aplica de bicarbonato es a ojo en estos remedios caseros) y pérdida de humedad.

Es importante encontrar la proporción perfecta en que debería estar este agente exfoliante y en estos remedios caseros hay que tener cuidado. También los he visto con café, azúcar, cáscaras de frutos secos,…

Con prudencia, por favor.

Tipos de exfoliantes de la piel

Los podemos resumir en dos grupos: físicos y químicos.

Los físicos (aquí entrarían los “caseros”) son lo más utilizados, porque son muy prácticos y fáciles de utilizar. Eliminan las células muertas de manera mecánica, arrastrándolas, digamos, de manera superficial en la epidermis (la capa más externa de la piel). Los aclaramos con agua tibia y listo. Yo he descubierto que si los retiro con agua micelar (truco) la suavidad obtenida es mayor. Los hay en polvo (el exfoliante de Galénic de la gama Pureté Sublime es de mis preferidos), en forma de mascarillas (también lo encontramos en Galénic, Mascarilla exprés) y en forma de gel.

Exfoliación de la piel
Polvo exfoliante Pureté Sublime, Galénic

Los químicos  se aplican en forma de mascarilla, lociones o cremas y se retiran pasados unos minutos. Dependiendo de la concentración y la composición, actúan en la epidermis y en capas más profundas de la piel que los físicos. En cuanto a componentes, destacan los alfahidroxiácidos tan conocidos. Por ejemplo, las Ampollas Renovación de Delapiel con Ácido glicólico.

Exfoliación de la piel
Delapiel ampollas Renovación

Y en forma de crema o mascarilla, os recomiendo mi favorito de los químicos: PEELING RENOVADOR de Galénic Pureté Sublime. Una mascarilla para todo tipo de pieles, que aporta luminosidad y mejora la calidad de la piel: poros cerrados, arrugas alisadas y piel más afinada. De alta tolerancia, muy importante.

Exfoliación de la piel

En este grupo encontramos los peelings que se realizan en centros especiales, que son más intensos, y los enzimáticos, que poseen ingredientes naturales.

Espero que después de leer el post, ¡vayáis corriendo a exfoliaros la piel!

Os mando un beso.

María

@farmatrendy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *